C-0121-2-1-002
© Ramiro Sosa
1 /12
  • Casa Lucerna
  • Estudio: Estudio Moirë Arquitectura
  • Estilo: Actual Racionalista
  • Año: 2015
  • Superficie: 140 m2
  • Lugar: Buenos Aires, Mar Chiquita, La Caleta
  • Icono. 

    Históricamente, la arquitectura suburbana ha permitido la experimentación con arquitectura icónica debido a encontrarse liberada de la necesidad de generar tejido urbano de completamiento. La Casa Lucerna, se concibe como un artificio en el entorno natural. Su morfología compuesta por volúmenes puros rotados y yuxtapuestos de color blanco enfatizan el carácter iconico de la obra.

    Contexto.

    La vivienda, de uso permanente, se encuentra ubicada en La Caleta, Barrio parque de la costa Atlántica, 25 kilómetros al norte de la ciudad de Mar del Plata. La premisa radica en aprovechar la relación con el privilegiado entorno, por lo que las visuales se convierten en el principal objetivo del proyecto. Analizar como se percibe el paisaje desde la casa y como ésta es observada desde el parque, es uno de los requerimientos definidos por el estudio. El lote no posee visuales hacia el mar, pero al encontrarse a solo mil metros de este, sufre las inclemencias climáticas costeras, fuertes vientos a temperaturas en torno a los cero grados y humedades salinosas.

    Investigación.

    La idea arquitectónica se basa en responder a dos premisas esenciales: 1- La relación de la casa con el entorno, que debe propiciar el desarrollo de una vida en plena relación con la naturaleza y propiciar el ingreso de la luz que enriquece y tensa los espacios. 2- La respuesta a las hostiles condiciones climáticas costeras para la vivienda de uso permanente y de todo el año.

    La vivienda se resuelve en forma diferenciada de acuerdo a cada orientación.

    Hacia el norte, la orientación mas privilegiada, se abre la vivienda a través de su forma y sus límites. Se disponen hacia esta orientación los amplios aventaja mineros a modo de importantes perforaciones que propician la relación con el contexto natural.

    Hacia el sur, la fachada posee perforaciones acotadas, protegiéndose de las inclemencias del clima. Estas perforaciones se disponen a modo de cuadros que enmarcan parcialidades del paisaje, un aromo, un medano y el sol que enuncia el paso del tiempo.

    Sistema.

    Con el fin de resolver las necesidades de una familia joven que irá creciendo con el trascurso del tiempo, la vivienda fue diseñada para construirse en dos etapas. La etapabilidad de la vivienda, fue diseñada de forma tal que la planta baja (primera etapa) funcione independientemente de su futuro crecimiento. De este modo, la obra de ampliación no debía interrumpir la vida de los propietarios. La segunda etapa se construyó financiada por un Crédito Procrear.

    Vínculos.

    Lo búsqueda es favorecer la relación de los habitantes con su entorno natural. Propiciamos los vínculos con la naturaleza a partir de tres acciones diferenciadas.
    1- El sector parrilla, espacio intermedio por excelencia, se vincula en forma directa con el sector comedor interior a través de un gran paño vidriado corredizo. En este sector, el límite entre interior y exterior se desdibuja con el fin de llevar la naturaleza hacia el interior de la casa.
    2- En el Estar, los grandes ventanales fijos invitan a contemplar el entorno natural.
    3- En las fachadas orientadas hacia el sur, las ventanas funcionan como cuadros que enmarcan en forma parcial y selectiva determinados puntos del paisaje.

    Materia.

    La vivienda se define a partir de volúmenes macizos que se van horadando y perforando para favorecer la relación de la vida de sus habitantes con la naturaleza. En busca de una arquitectura esencial pero no minimalista.  



« Volver