• Casa 8
  • Estudio: PLOA Arquitectos
  • Estilo: Actual Otro
  • Año: 2018
  • Superficie: 360 m2
  • Lugar: Santa Fe, Rosario, urbanización privada Palos Verdes
  • Otros Detalles: En el Country Club Palos Verdes, en Rosario, la casa contemporánea se desarrolló con un gran desafío, como fue dar respuesta a la riqueza del programa solicitado por el cliente.
  • La superficie a construir direccionó desde el inicio las decisiones a tomar, ya que se trata de un lote tipo y debían cumplirse todas las normas de la urbanización.
    Se trabajó apelando a un lenguaje propio basado en la utilización de volúmenes que se encastran entre sí, resaltando una clara lectura de llenos y vacíos. En el proyecto se sostiene un equilibrio de materiales, uniforme en todo su recorrido.
    Las dinámicas de los volúmenes se destacan en internos y externos; los primeros están consolidados con la materialidad de las aberturas de aluminio negro y vidrios grises, y la piedra gris en diferentes aplicaciones, sea del tipo laja como en forma de pirca, mientras que en los externos predominan elementos pesados con planos inclinados revestidos con materiales claros, acompañados de manera neutra por láminas de vidrios flotando sobre ellos.
    La continuidad del solado hacia el jardín no encuentra obstáculos ya que el espejo de agua de la piscina está al mismo nivel, como también el hidromasaje. Esto es un fiel ejemplo de la búsqueda constante de expansión para lograr la mayor espacialidad visual debido a las dificultades que se plantearon por las dimensiones del lote.
    En el interior el diseño partió desde un centro y se direccionó el programa ramificando los usos, con un patrón que vinculó todos los espacios. El protagonista es la doble altura sobre el estar.
    La imagen exterior replica al interior con volúmenes contundentes, elementos que juegan en el techo y las paredes creando una dinámica que involucra juegos de luces y planos de vidrios flotando, logrando una materialidad sobria y elegante.
    El espacio quincho es un brazo más del funcionamiento normal de la casa y no -como comúnmente sucede- algo que queda subordinado al partido de la casa. Por el contrario, es protagonista del que reúne las funciones de cocinar, comer, distenderse, descansar y compartir social y familiarmente y que, al estar totalmente integrado, se facilita que los habitantes lo utilicen de manera constante. 



« Volver