2 de julio de 2014
Tromen salamandras

La calidez como premisa


Llega el frío y con él, la hora de la calefacción. Tromen Salamandras sigue
apostando a la estética y el placer del fuego a leña.


Tromen SalamandrasDiseño, seguridad y por sobre todas las cosas, esa agradable sensación de chisporroteo,fuego vivo, reunión de familia, de amigos. El fuego convoca y une. Si se le suma una taza de café o chocolate humeante y una charla sin tiempo,mejor aún para completar la escena. 

No es algo que corresponda a otra época, sino a la actualidad, porque Tromen Salamandras sigue innovando sobre los sistemas de calefacción a leña, con el objetivo de volverlos más seguros y sobre todo, con menor consumo, para que se aproveche el mayor porcentaje de la energía propia de la madera.

“La opción de fuego a leña nos dirige a un recuerdo espontáneo de calidez y a valores de confort, hogar, familia, amigos, reunión”, destacan los responsables de la marca que nació en 1978 como una PYME argentina.

Por estos días, lanzó una moderna línea de calefacción a leña, con un abanico de diversos diseños y tamaños, adaptables a las necesidades de calefacción y a la arquitectura y composición de los ambientes, ya que los hay insertables o en formato de salamandra.

“Trabajamos a diario para mejorar la calidad de los componentes, brindar un mejor diseño y amplia seguridad en cada equipo”, aseguran, felices con el lanzamiento de la Salamandra Calafate, con apertura para grandes leños (55 por 33 centímetros) y un diseño sólido e imponente. Este equipo puede climatizar un ambiente de 70 a 120 metros
cuadrados con una potencia de 12.000 kcal/h.

Otro de los lanzamientos es el modelo Insert Hogar, ideal para reemplazar las chimeneas clásicas. Con una potencia de 11.000 kcal/h, es ideal para ambientes de 60 a 100 metros cuadrados.

“Dejando atrás los clásicos modelos, buscamos la diferencia no sólo en el funcionamiento sino también en la estética, intentando con nuestros diseños de vanguardia incorporar los calefactores a la decoración del ambiente. La combustión es controlada directamente por el usuario, por el registro manual de entrada de oxígeno a la caja de fuego, pudiendo así determinar la potencia y autonomía del equipo”, aseguran en Tromen. “Nuestras propuestas son herméticas, no permiten la salida de humo, gases ni olores al ambiente a calefaccionar. Y el componente sobresaliente es la puerta vidriada resistente a altas temperaturas, hecha de cristal vitrocerámico Schott Robax que permite apreciar el fuego logrando un control total de la combustión y por sobre todo disfrutar de una exquisita vista del fuego como si fuera un hogar tradicional”. El radio de calefacción también es muy amplio, dado que el calor se logra por convección, permitiendo calentar el aire sin humo ni olor y logrando llegar a todos los rincones del ambiente.