C-0055-2-4-008
© Eugenio Valentini
1 /13
  • Casa Óxido
  • Estudio: Estudio Gore
  • Estilo: Actual Otro
  • Año: 2003
  • Superficie: 470 m2
  • Lugar: Buenos Aires, Escobar, Barrio Privado Septiembre
  • Desarrollo: en PB, hall, toilette, estarcomedor principal, habitación de servicio, cocina, bar, comedor diario, family room, dormitorio de huéspedes, quincho, lavadero, baño exterior, galerías, cocheras y cuarto de guardado. En PA: hall, estudio, dormitorio, play room, suite con vestidor y baño completo, gimnasio y terraza.
  • Otros Detalles: La nobleza de los materiales, la vigencia de un bien estudiado proyecto y una sólida idea arquitectónica, son atributos de esta vivienda que después de 8 años de construida está más linda que nunca.
  • “Desde la primera entrevista, el cliente me transmitió el tipo de casa que quería. Supo dibujar con palabras sus sueños de hábitat”, dice el arquitecto Ricardo Gore.
    “No se trataba de una vivienda de fin de semana u ocasionales vacaciones sino de la casa familiar, por eso tenía como prioridad la calidad. Que la casa envejeciera con nobleza, sirviendo a la familia a medida que las etapas de crecimiento de los hijos se sucedieran. Necesidades, espacios, materiales, funcionalidades, todo lo que integra una casa fue analizado en las charlas previas al anteproyecto. El estudio asesoró a la familia organizando las distintas etapas y fijando las prioridades hasta arribar a un proyecto complejo que combina todas las aspiraciones de los habitantes con una fuerte apuesta a los espacios exteriores y a su interrelación con los interiores y los semicubiertos”, recuerda Gore.
    Por pedido de la familia, la vivienda debía ubicarse en uno de los dos lotes que integran el espacio de su propiedad; el otro sería utilizado como expansión verde. Se desarrolló entonces un proyecto con forma de C, alrededor de un espacio central exterior al cual se abren todos los ambientes. Se lograron espacios flexibles que pueden funcionar juntos o separados, según lo requiera la ocasión. El importante hall de acceso en doble altura es el encargado de conectar los ambientes, relacionándolos visual y espacialmente.
    El agua acompaña el recorrido de la planta hasta rematar en el jardín posterior, donde se hallan la piscina y el solárium. Es un recorrido pleno de sensaciones, sonidos de agua y constante presencia de colores y formas vegetales.
    Piedra, madera y acero son elementos utilizados en forma rústica y natural o refinada, definiendo el espacio donde se los emplea. El proyecto combina conceptos modernos de flexibilidad espacial y fluidez en el recorrido con características de una casa-country donde el adentro y el afuera logran máxima conexión.